12/3/18

[Reseña] 'Hueso de goma', de Carlos Jiménez Cuesta


Sinopsis: Hueso de Goma es un chico que tiene su estructura ósea blanda. Por lo que necesita un exoesqueleto para moverse. Él es uno de esos bichos raros que todos recordamos en algún que otro pupitre de nuestra clase. Con ganas de convertirse en un gran villano, saldrá a la aventura desde joven para reunir a un grupo con el que lograr grandes hazañas, cuales retumbarían al continente cleoteneo y, si hace falta... a todo el tecnocírculo.


Reseña: “Hueso de goma” nos cuenta la historia de Babá Hood, un joven que decide a sus 16 años que quiere correr aventuras, aunque a lo que aspira es a convertirse en “el mejor villano del mundo”. Su apodo no es baladí, ya que debido a una enfermedad sus huesos son gomosos; requiere de un exoesqueleto para poder ejercer las funciones más básicas, lo que dificultará su ascenso a la cima del mal hasta que descubre que puede hacerle importantes añadidos, como armas.

Estamos ante una obra entretenida, pero con algunos fallos importantes. El primero y más destacable, es que peca de repetir las mismas chanzas. En un capítulo, y en apenas dos párrafos, se nos cuenta dos veces por qué Viscose tiene 2 picos en la barbilla. Esto es sólo por poner un ejemplo, pero hay varios chistes que se repiten en la trama y de tanto abusar de la broma pierde gracia. El “síndrome del osezno” de Tuerco, por ejemplo, o los 4 inhaladores del elfo. Estamos hablando de una novela corta de apenas 100 páginas, por eso estos fallos destacan más. También hay errores que se hubieran subsanado con una corrección minuciosa.
Luego está el hecho de que Hueso quiere ser un villano, me parece estupendo, pero no me termina de gustar cómo se trata al personaje. Pasa de ser un chaval bonachón que regala su bocadillo para evitarse problemas con un abusón a aplastar la cara de un luchador en un ring por pura crueldad. Por no hablar de que los personajes femeninos de la obra sólo son: robots que se usan para explotar sexualmente y defender su posición o la hija de un político, que ni siquiera tiene voz y lo que sucede con ella muy WTF. Bueno, hay una villana, que podría ser un personaje más importante, pero cuando sale es apenas testimonial; todo su potencial se revela al final, cuando “ya no toca”. 
De todos modos, esto es una saga y tal vez más adelante los errores de esta historia se subsanen. No deja de ser una historia cortita y entretenida que puede satisfacer a un lector poco exigente. En mi caso, le otorgo un 5 raspado.