19/12/17

[Reseñas] 'El tiempo que nos une', de Alejandro Palomas

Sinopsis: La abuela Mencía convalece junto a su nieta, Bea, que no quiere contar lo que de verdad le duele. Éste es el inicio de El tiempo que nos une, una novela coral de voces femeninas, una saga de mujeres con corazones tan grandes que son capaces de albergar desde el amor más profundo hasta el mayor de los sufrimientos. Entre las cinco protagonistas de la historia los lazos familiares se entretejen hasta formar una red que a veces atrapa, otras abraza y que, sobre todo, protege. Mencía, la matriarca sabia y deslenguada; Lía, que siempre se queda; Flavia, que vive en la ausencia; Inés, madre que sufre y amante que lamenta; y Bea, la más joven, son personajes inolvidables, que callan secretos pero gritan verdades, y que sienten y ríen y lloran. Con delicadeza y precisión en el lenguaje, Alejandro Palomas construye un universo femenino de relaciones y emociones que nos envuelve. Y es que en El tiempo que nos une, como en la vida, pasan muchas cosas, pero al final lo que importa es quién ha estado navegando a tu lado.
Reseña: Uf. 
Si, te estarás diciendo que empezar una reseña con un "uf" no es muy prometedor, pero es la onomatopeya que más he dicho leyendo esta novela. 
Uf, tengo que dejar de leer o me voy a poner a llorar.
(Spoiler: no siempre conseguí apartar el libro a tiempo). 
Alejandro Palomas nos convierte en espectadores de una familia quebrada, pero no rota. Mencia, la incombustible abuela. Sus hijas, Lía y Flavia y las hijas de Lía: Helena, Inés y Bea. Todas ellas sufren, y el dolor las une como unidad familiar aunque a veces la distancia ponga las cosas difíciles. Y cuando parece que superan una situación difícil, un nuevo terremoto emocional las desestabiliza a todas. 
Reconozco que al principio me armaba un follón con los nombres (es una novela coral y cada uno de los personajes narra los acontecimientos desde su punto de vista) pero al poco ya te haces a sus protagonistas. Bea, tratando de hacerse mayor en su papel de hermana pequeña. Inés, madre y hermana mayor a la fuerza tras la muerte de Helena (ojo: puede parecer un spoiler, pero nos relatan este hecho a las pocas páginas de la novela). Lía, que fue más amiga que madre de Helena y trata de superar su pérdida como puede. Flavia, que parece ausente y desconectada de todas ellas pero que cuanto más lejos está más se acerca a las mujeres de la familia. Y por encima de todas ellas, cuidando de ellas desde lo alto del faro de la isla del Aire, Mencia, con noventa años a sus espaldas y que un día decidió que ya no se iba a cortar ni un pelo al dar su opinión. Y vaya que si cumple. 

Tal vez disfruté más de la novela "Una madre" (Aquí podéis leer la reseña que hice) porque me aportó momentos de diversión que daban un contrapunto excelente a la historia, aunque también tenía momentos de lágrima total. Vamos, que estaba mejor equilibrada. En cambio en "El tiempo que nos une" apenas hay descanso entre desgracias y frases lapidarias de Mencia, a la que a veces apetecería abandonar en una gasolinera, con su maldito abrigo de pieles y su gorro de dos colas, soltando tantos eructos en lugares públicos como sentencias que desarman a todas las mujeres de la familia. Había muchas veces que ya te la veías venir que la iba a liar y es como que lo lees tapándote los ojos con las manos pero mirando entre las rendijas. 

La última parte del libro es tal vez mi favorita, sin querer estropear el argumento digamos que es menos emotivo (dramático) que el resto de la historia y tiene momentos que me hicieron sonreír de verdad. Es donde se ve una auténtica evolución de todos los personajes y como lectora sientes que dejas el libro finalizado en tu regazo y algo en tu interior te dice que les va a ir bien a esas mujeres. Que son personajes literarios, si, pero se han hecho reales en tu interior gracias al autor. Y esa es la magia de la literatura. 

Si te ha gustado la reseña y te apetece leer la novela, puedes adquirirla en Amazon al mejor precio.