24/10/15

'El último crimen de Colón', de Marcelo Leonardo Levinas



Era 1516, Colón había muerto diez años atrás y aún perduraba la creencia de que había llegado a las Indias; esta creencia perduró por unos años. Lo más notable es que haya perdurado hasta hoy la creencia de que él mismo lo había creído... El nombre de "América" fue inventado y estampado en un mapa por primera vez en 1507 por un mal informado impresor alemán, llamado Waldseemüller, a cuyo poder llegaron los documentos de Amerigo Vespucci. Producto de un equívoco o de un gesto intencionado, lo cierto es que las tierras descubiertas por Cristóbal Colón no llevan su nombre. La Historia se escribe de manera curiosa: la escriben los hombres, que bien pueden inventar o mentir. 
Colón, en su camarote de la Santa María, se concentra en su Diario de viaje.

Piensa entregar ese Diario a la reina Isabel, a su regreso, para que sea leído como la versión oficial de todo lo acaecido. El poder está en sus manos; puede ser un cronista, o un embustero. La travesía hacia las Indias enfrentará al Almirante y sus hombres con miedos ancestrales (¿y si el mar se termina de repente?, ¿y si la Tierra no es redonda?), pero sobre todo, con miedos más reales y cercanos. Cuatro crímenes se sucederán en las naves y en las tierras descubiertas. Un Colón erudito, ambicioso, inescrupuloso y alcohólico sorprenderá a su tripulación -y al lector- con sus razonamientos, actitudes y explicaciones, porque será capaz de todo con tal de encubrir los verdaderos móviles que lo han llevado a urdir su máxima hazaña.
Marcelo Leonardo Levinas nos ofrece una rigurosa construcción de los hechos entramada en una vertiginosa sucesión de intrigas y misterios. Combinación de novela histórica, policial y de aventuras, El último crimen de Colón es una fascinante odisea de la imaginación, y también una invitación a reflexionar acerca de los medios y modos con que se escribe la Historia.