6/5/15

[Reseña] 'El mundo azul' de Albert Espinosa



Este libro fue mi regalo de Sant Jordi, y por tanto lo puse el primero en mi lista de pendientes. Si, esa que cada día crece más y más… es inevitable. Y aún así, reconozco que lo cogí con un poquito de mal rollo en el cuerpo.
Veréis, a menos que la Muerte sea como la que nos presenta Terry Pratchett en sus libros de Mundodisco, prefiero hablar de ella lo menos posible. Llamadlo negación de la realidad, pero es lo que hay, es de esos miedos que creo que comparto con el resto del universo.  Así que sabiendo que ‘El mundo azul’ trata especialmente sobre la muerte… ya como que te da aprensión. Pero también tengo cierta debilidad por Albert Espinosa, así que me dije… vamos allá.
Para situarnos un poco, ‘El mundo azul’ es el cierre de lo que podría llamarse ‘Trilogía de los colores’, tras ‘El mundo amarillo’ y la serie ‘Pulseras rojas’, y en esta ocasión la muerte es la protagonista. O al menos, es lo que parece, ya que en el fondo, es un canto a la vida, desde el punto de vista del protagonista, un joven huérfano de 17 años al que, tras una larga enfermedad, le comunican que le quedan tres días de vida.
Un antiguo compañero de habitación en el hospital le explicó que existe un lugar al que ir a morir, pero sólo pueden acceder las personas que no tienen quien se ocupe de ellos, y como cumple las condiciones, se va al llamado ‘Grand hotel’. Pero al llegar allí descubre que el hotel es donde uno va a morir llegado el momento… pero antes le queda vivir, intensamente, el tiempo que le queda. Se encontrará con otros niños que como él están  a punto de morir, y de ellos aprenderemos valiosas leccione, especialmente del que llama simplemente 'Niño' con su fiel perro.
Y es que ‘El mundo azul’ no es más que una enorme fábula disfrazada de novela, incluso con tintes de libro de auto ayuda.  Ojo, que si estabas esperando una novela ‘al uso’ probablemente te choque tanta filosofía y frases lapidarias, pero es el estilo que caracteriza al escritor. Realmente te pasarías el rato subrayando pasajes que te hacen reflexionar sobre nuestros miedos, nuestras dudas o nuestra propia existencia.
Totalmente recomendable tener un reproductor de música al lado para escuchar las muchas canciones que forman parte de la historia, y es que la música es un complemente perfecto en esta historia.
Si ya conoces la obra de Albert Espinosa, sin duda el libro te conquistará.  Tampoco hace falta haber leído nada de él con anterioridad, pero cuidado: tras leerlo, tal vez aprendas a amar tu caos en apenas 200 páginas.