26/8/13

[Reseña] 'La bibliotecaria de Auschwitz', de Antonio G. Iturbe

No hay duda de que los hechos acontecidos en los campos de concentración nazi son una fuente de inspiración para una gran cantidad de novelas contemporáneas, e incluso novelas gráficas, de los que ya hemos hablado en la web. Hoy os hablo de una novela galardonada con el premio Troa Libros con valores 'La bibliotecaria de Auschwitz'.

Sobre el fango negro de Auschwitz que todo lo engulle, Fredy Hirsch ha levantado en secreto una escuela. En un lugar donde los libros están prohibidos, la joven Dita esconde bajo su vestido los frágiles volúmenes de la biblioteca pública más pequeña, recóndita y clandestina que haya existido nunca. En medio del horror, Dita nos da una maravillosa lección de coraje: no se rinde y nunca pierde las ganas de vivir ni de leer porque, incluso en ese terrible campo de exterminio, «abrir un libro es como subirte a un tren que te lleva de vacaciones». Una emocionante novela basada en hechos reales que rescata del olvido una de las más conmovedoras historias de heroísmo cultural.

El mayor problema de la novela es, a mi parecer, que es poco creíble. Ya no por el grado de locura que suponían los campos, y de los que sabemos se cometieron atrocidades inimaginables, tampoco por la ambientación y datos históricos perfectamente utilizados en la novela. Quizás es porque el personaje de Dita no nos llega a emocionar, tampoco el de Fredy Hirsch, siendo sus movimientos predecibles y sin dobleces:  as historias secundarias llaman más la atención, aunque no quiero entrar en desvelar el argumento de las mismas. Dita se nos llega a hacer pesada en sus convicciones respecto a Hirsch, cuando, a mi parecer, había cosas más importantes de las que preocuparse en el campo de concentración, como su familia o su propia vida.

Ojo, no es una novela aburrida, y de hecho gana puntos al conocer que está basada en una historia real, aunque la primera parte de la novela sabes que es una frágil pompa de jabón que estallará en cualquier momento, y desencadena en la segunda parte, mucho más cruda y triste que nos hace empatizar más con Dita y su familia.

La idea de mantener unas clases y una pequeña biblioteca de libros ajados, así como la función de los 'libros vivientes' es emocionante, y la parte más interesante para las personas que aman la literatura es el saber cómo arriesgan su propia vida para mantener vivas las enseñanzas recogidas en esas páginas, aunque sean en idiomas ajenos al suyo propio.  La valentía de los seres humanos de aquella pequeña escuela clandestina es, sin duda, digna de admirar.

En resumen, no es 'otra novela más de Auschwitz'; merece la pena darle una oportunidad a la novela de Antonio G. Iturbe y descubrir entre las páginas de esta novela los valores que nos puede enseñar una niña y su amor por los libros, siempre y cuando estemos dispuestos a adentrarnos de nuevo en la barbarie del campo de concentración y sus siniestros personajes, como el Doctor Mengele, que comparte una pizca del protagonismo en la novela.

Puedes adquirir La bibliotecaria de Auschwitz aquí.